Saltar al contenido

Consejos y trucos de fotografía salvaje

Consejos y trucos de fotografía salvaje

La fotografía de la fauna salvaje, es una actividad que se debe llevar a cabo de manera muy cuidadosa. Este tipo de fotografías en sí son muy exigentes, y representa un gran reto para los fotógrafos. Tomar fotos a animales salvajes además de ser todo un reto, es algo bastante interesante.

Los profesionales que se dedican a esta área de la fotografía casi siempre obtienen trabajos increíbles, que a simple vista parecen fáciles de hacer, pero, sin duda, eso no es así. Pues, hacer este tipo de fotos, así como otros tipos, lleva su trabajo y preparación. Y como en otros campos de la fotografía existen trucos y consejos de fotografía de vida salvaje, que te ayudaran a tener una sesión de fotos exitosa y con imágenes impresionantes.

Ten presente, si apenas estas comenzando a experimentar con este tipo de fotos, que para retratar a la fauna salvaje no es necesario que hagas viajes largos y caros hasta lugares exóticos tal como África, pues puedes conseguir muy buenas fotografías en algún parque nacional de tu país, en las montañas de tu ciudad e incluso en el zoológico. Además, así iras logrando experiencia, para cuando decidas realizar una excursión a otras partes del mundo para tomar fotografías de otros animales.

Pero, si tu deseas y tienes como ir a esos lugares exóticos a hacer tus geniales fotos ¡Adelante! Que nada te detenga. Y aquí te daremos algunos consejos para tomar fotos a animales salvajes.

Investiga: estudia la especie, el ecosistema en el que se encuentra…

Cuando se va a realizar una sesión de fotos de la vida salvaje, no solo hay que tener en cuenta todos esos conocimientos fotográficos para una buena foto. Pues, como buen fotógrafo también debes familiarizarte con el motivo en cuestión, en este caso, con el animal o los animales que vayas a fotografiar y su hábitat.

Debes saber acerca del comportamiento del animal, debes saber cuando puede ser el mejor momento del día para capturar las fotos. Por ejemplo, si vas a realizar las fotos en el zoológico, puedes conversar con el encargado para que te resuelva todas las dudas que tengas y te dé toda la información posible acerca del animal. Ahora si vas una excursión como a un parque nacional debes estar familiarizado con los animales que puedas encontrar allí para fotografiar e incluso debes informarte acerca del ecosistema.

Esto te servirá para armar un plan, pues podrás saber mejor con que te encontraras, que situaciones se te pueden presentar. Podrás determinar una hora, qué tal es la luz, entre otras cosas más. En conclusión, para hacer fotos de vida salvaje, es esencial que tengas toda la información posible.

Solicita los permisos necesarios

Hay muchos lugares que cuentan con vida animal que se encuentran protegidos, por ende, están regulados, es por eso que para realizar actividad fotográfica hay que pedir permiso, sobre todo si vamos a plantar un hide (escondite).

Existen Límites

Debes saber que un fotógrafo de la naturaleza y vida salvaje, cuando realiza sus sesiones de fotos se enfrenta a posibles riesgos. Hay una fotógrafa británica que así lo piensa, y mentira no es, el fotógrafo al realizar este tipo de fotos puede estar invadiendo el territorio de los animales, lo cual puede ser peligroso, pues, estos al verse amenazados, invadidos, pueden tener reacciones violentas. Cabe destacar que esto ha ocurrido, animales han atacado a fotógrafos.

Por eso deben tener en cuenta, no ser impulsivos y ser muy cuidadosos y responsables cuando se vayan a tomar este tipo de fotografías. Deben evitar incomodar a los animales a como dé lugar familiarizarse con la actitud que deben tener ante estos animales en su territorio, no olviden porque nos referimos a ellos como “vida salvaje”.

Debes saber camuflarte

Esto es algo indispensable, porque deben influir lo mínimo posible en la naturaleza, es por esto que todo buen fotógrafo de la naturaleza debe saber integrarse en esta, pasar desapercibido, debe saber camuflarse.

Hay múltiples maneras, como por ejemplo plantar un hide, poner una capelina, esconderse en la maleza… entre otras opciones. Claro, siempre teniendo en cuenta el código ético de los fotógrafos de naturaleza, es decir, siempre respetando a la naturaleza, no hay que dañarla.

También debes evitar hacer cualquier tipo de ruido, no lleves ropa con colores llamativos, ni tampoco utilices perfumes con los que puedan descubrirte, no olvidemos que los animales en especial, tienen el olfato muy desarrollado, y el objetivo es pasar desapercibidos.

Mantenerse quietos, a la espera, preparados y tener mucha paciencia

Para realizar este tipo de fotos es necesario tener mucha, pero mucha paciencia. Tendrán que esperar pacientemente que el animal se acerque lo suficiente para poder capturar una buena foto, pueden tardar horas en la espera, es por esto que debes encontrar un lugar cómodo para la espera y que disimule muy bien tu presencia. Eso sí, siempre tienen que estar preparados, porque el animal puede aparecer en cualquier momento, el no estar preparado te puede costar una buena foto.

Es por esto que en estas sesiones debes estar muy atento y preferiblemente con el dedo sobre el disparador. Además, no te olvides de llevar baterías extras y tarjetas de memoria.

Ten los oídos alerta y mantén los ojos abiertos

El oído es uno de los sentidos que más útil te será en estas sesiones, te ayuda mucho a encontrar a la fauna. Por ello, sería muy bueno que lo educaras, es decir, que te familiarices con los sonidos que la especie de tu interés pueda hacer.

Por otro lado, es recomendable que mantengas los dos ojos bien abiertos, sé que puede ser muy tentador tener un ojo en el visor y el otro cerrado, pero toma este consejo, mantén los dos abiertos. Eso te servirá para anticiparte ante cualquier otra toma grandiosa o ante cualquier peligro.

Mantén distancia

Como se mencionó antes, es importante no perturbar el entorno de las especies, hay que evitar alterarlo lo menos posible, eso te ayudara tanto en tu trabajo como a mantenerte a salvo y evitar cualquier peligro. Mantenerse lejos es importante.

El teleobjetivo

Ya que es recomendable mantener distancia, necesitará un buen teleobjetivo, para poder tomar las fotos desde lejos. Estos deben ser focales que estén por encima de los 300 mm y deben ser muy luminosos, para que puedas también trabajar en sitios con una iluminación baja con margen suficiente para poder congelar al sujeto. Por otro lado, también debes disponer de un trípode estable para evitar las vibraciones y el tener que cargar la cámara en la mano por mucho tiempo.

Usa el modo semiautomático

El modo manual no es el más recomendable, ya que de seguro tendrás que tomar varias fotos seguidas y no te dará tiempo de ajustar. Por eso te recomendamos que utilices el modo prioridad a la velocidad de obturación, ajustando esta con una velocidad de 1/250 seg, y así evitar que la imagen del animal salga movida.

Toma en cuenta la composición de la imagen

No dispares a lo loco las fotografías, procura que la imagen cuente con una buena composición, ten presente el fondo y de los demás elementos que conformen la imagen a parte del animal, ojo, estos elementos no deben acaparar la imagen.

El Flash

Uno de los inconvenientes que se nos puede presentar cuando toca esperar a que el animal se acerque al escondite, es que tal vez en ese momento no tengamos la luz mas favorecedora, por eso, a veces se desea utilizar el flash, sin embargo, hay que tener en cuenta que hay especies que no van a congeniar con este.

Y estos son algunos consejos de fotografía de animales salvajes que puedes tomar en cuenta para iniciarte en esto. Espero que te sean de utilidad.